lunes, 17 de noviembre de 2008

El patito negro

Voy a contarles algo que tal vez sea lo mas intimo y personal que haya publicado en el blog pero tal vez sea lo  que le da sentido a todo esto que estoy viviendo.

Hace unos años mi abuelita Mery se encontraba muy mal de salud, ella estaba con enfermera en la casa, había salido de una operación muy complicada. Un día habíamos quedado de reunirnos toda la familia en su casa.

Ese día tuve que hacer algo de la universidad y llegué mucho mas tarde que todos los demás, cuando llegue y subí a la habitación dónde ella estaba, la enfermera le dijo "ahí llegó su patito", porque ella se refería a todos nosotros como sus patitos,… su patito negro le dijeron, porque yo soy el mas moreno de los nietos de la familia.

A lo que ella dijo, …”Los patitos negros son los mas lindos porque se convierten luego en cisnes”… esas palabras me marcaron mucho. Desde ese momento yo me prometí y le prometí a ella seguir sus palabras y convertirme en mejor persona en todos los aspectos de mi vida.

Creo que todo esto que me está pasando es el inicio de eso, para volverme una mejor persona, para ver la vida y a mi mismo con otros ojos, ver lo que realmente vale la pena y lo que no es tan importante y sacarlo de mi vida. 

La vida se encarga de darle sentido a todo y esta vez es evidente, me estoy convirtiendo en alguien mejor. Y estoy cumpliendo lo que le prometí a mi abuelita, espero estar haciéndolo bien.

7 comentarios:

Iris de Brito dijo...

Claro que lo harás cada día mejor!! Y serás una mejor persona. Una de las cosas que yo he aprendido con esta enfermedad, es a perdonarme a mí misma... no tengo que ser perfecta!!
Sólo tengo que ser yo misma, y eso me da una gran tranquilidad de espíritu.
Te mando un abrazote caluroso desde un Montreal triste, gris, frío
Iris

Anónimo dijo...

Medeles, no se que decir que no suene a hueco. Eliges tan bien lo que quieres trasmitir y lo haces de una forma tan hermosa... Creo que es cierta esta idea: ser mejor y sobre todo ser más uno mismo, lo que queda despues de eliminar lo que no sirve, lo prestado, lo que uno no es... Y no es fácil.

Gracias por compartir tu proceso, me ha ayudado, me ha hecho pensar, llorar y he disfrutado leyéndote. Desde Madrid te mando el calorcito del sol de otoño y todos sus colores.

Un abrazo y mis mejores deseos para que sigas la trasformación que elijas.

CLAUDIA dijo...

Mi churro hermoso ... no te imaginas cuanto te extraño....y cuanto te quierooooo ...

Anónimo dijo...

If it's coming from that pure white soul you have, then you are doing the best job ever!

Diana dijo...

NO PUEDO DECIR NADA!
MIS PALABRAS NO SON NADA AQUI JUNTO A LAS TUYAS!!
SALUDOS

Yo también tengo cáncer dijo...

Estoy de acuerdo con Iris, aprendemos a perdonarnos y a ser menos exigentes con nosotros mismos. Pero, como tú bien dices, nos volvemos mejores personas porque crecemos, y eso le da sentido a todo.
Un abrazo español.
Isabel F.

Ego dijo...

Hola, patito negro.
Aplausos y sonrisas.
Buen humor, siempre.
Y qué a gusto te vas a quedar cuando no tengas que ver más a Doña Kimi. Ya verás...
Te mando mi virtual solidaridad.