lunes, 10 de noviembre de 2008

La universidad de la vida UV

Creo que la universidad de la vida tendría más alumnos si no fuera tan dura en sus lecciones. Su proceso de selección es bien exotico. Todos, sin saberlo, estamos solicitando una lección y ella escoge al azar quién debe hacer una maestría o un doctorado. No es por logros o por faltas, ella escoge a quien se le viene en gana y lo pone a hacer maestrías o doctorados gústele o no.

Los que nos toca asumir estos cursos nos convertimos en voceros de la universidad porque nos da grandes lecciones de vida. Claro que renegamos de ella mientras estamos en nuestra formación, pero es apenas lógico, en la gran mayoría de los casos no estamos preparados para el nivel que nos exigen, nos toca ponernos al día sobre la marcha.

La universidad de la vida otorga los mejores títulos, y no cuesta nada la matricula… lo que pasa es que somos pocos los que nos graduamos y logramos contar la historia, y los que se quedan no es por malos, es porque tal vez le toca afrontar materias para las que no están preparados, pero aún sin graduarse nos cuentan si historia y nos llenan con su experiencia.

Ellos, los que no se gradúan son, a veces, mejores alumnos que nosotros solo que así es la universidad, uno entra pero no sabe a lo que se enfrenta.

2 comentarios:

Grecia dijo...

La universidad de la vida a veces no es tan chévere, pero depende de nosotros crecer en ella o no. Casi siempre nos llena de bendiciones, lo que pasa es que en el transcurso de la carrera no es fácil verlo así.


Te extrañaba por estos lados, que bien que vuelvas al ruedo.

un besito

Grecia

Yo también tengo cáncer dijo...

Y como en cualquier otra universidad, hay licenciaturas, diplomaturas y pasea-libros...
Bueno, nosotros creo que estamos sacando un máster y deseo, de todo corazón, que lo logremos.
Un abrazo,
Isabel F.