lunes, 23 de junio de 2008

La fuerza del corazón

Con temor a sonar a canción, me atrevo a ponerle este titulo a este escrito ya que es lo que siento en este momento.

Descubrí que de mi cansancio y esa bajoneada de espíritu que viví la semana pasada surgió otra vez esa llama interna, esa terquedad que lo aferra a uno a vivir y a seguir luchando sin tener un motivo claro o una razón mas fuerte que seguir vivo. A pesar q soy conciente q no estoy en mi mejor momento del proceso, esa llama interna está quemando fuerte adentro y me mantiene con fuerza, no se si la fe y la esperanza son componentes de esa llama, pero creo que tienen su parte.

Es bueno encontrarse con esas cosas porque le recuerdan a uno lo valioso de la vida, lo simple, el agradecer el hecho de estar vivo a pesar de todo. Los problemas van y vienen pero las cosas que importan son las que deberíamos agradecer cada día, pero se nos olvida que ahí están y que no están dadas por hecho, sino que son regalos.

Agradezcamos el hecho de tener lo que tenemos y ser lo que somos. Si hay cosas queramos cambiar podemos hacerlo, al fin de cuentas tenemos la vida y eso es la base de todo.

2 comentarios:

pressss dijo...

Ud. es una de las personas mas inteligentes que he conocido, con unas capacidades impresionantes. Lleno de proyectos, sueños y grandes ideas. Tengo la plena seguridad que cada cosa que usted se ha propuesto en su vida va a lograrlas. Entonces nunca dude, siga adelante, que a usted nadie ni nada lo ningunea.

Anónimo dijo...

Yo creo que esa llama que sientes es tu alma. Creo que la estás sintiendo como nadie la siente. Tu eres un alma buena, por esos la sientes así.